2050: una fecha que es una cortina de humo

2050 una fecha cortina de humo

Resulta entre gracioso y patético ver cómo nos manipulan los políticos. La última maniobra de distracción ha sido el poner una fecha límite para el automóvil de combustión. Según anunció el Gobierno, a partir del 2040 no se podrán matricular ni comercializar vehículos con motores de combustión interna, salvo de hidrógeno y, diez años después, estará prohibido circular con cualquier coche que los equipe.

Esto ha generado un enorme revuelo y pánico en la mayoría de la población y la verdad es que no tiene ninguna razón de ser. Es obvio que al automóvil tal y como lo conocemos le quedaban días contados, lo único que han hecho estos merluzos es dar una fecha y 2050 es un número redondo. La realidad es que era más que probable que de manera natural llegásemos a esa situación en esa fecha, pero nos han lanzado este bombazo, ¿por qué?, pues porque nos parece una noticia tan mala que todo lo que nos van a meter por el ojal de aquí a ese día nos va a saber a gloria.

Preocupados por el 2050 cuando mañana habrá peajes en autovías

Coches de vapor del siglo XIX.
Este coche de vapor no es de combustión interna… así que podría seguir circulando en 2050.

La realidad es que, antes de que esté prohibido circular con un coche de combustión, lo que sucederá es que será prohibitivo usar el coche. Sí, nos van a meter tal rejonazo al bolsillo por sacar el coche a la calle, que sólo unos pocos podrán hacerlo y lograrán la cuadratura del círculo.

¿Crees que lo de los peajes en las autovías es un globo sonda?, para nada, es el anuncio para que vayamos preparando la vaselina porque nos la van a meter. Lo mejor de todo es que tienen la desfachatez de decir que es lo razonable, que lo ilógico es tener una infraestructura por cuyo uso no pagamos, algo que es rotundamente falso, pues las pagamos con cada céntimo de diferencia que hay entre el precio real del combustible y el precio final tras aplicar un impuesto por el hecho de ser “de automoción” (a ver si te piensas que el gasóleo de la calefacción cuesta la mitad por que es de diferente calidad). También lo pagamos con cada multa de tráfico, con cada declaración de la renta… pero, como siempre, nos echan la culpa a los demás (lo cual también demuestra que ellos se sienten como una élite aparte del populacho).

Sí, antes de que te digan que no puedes usar tu coche diésel, híbrido, gasolina, gas… lo que sea, no te apetecerá hacerlo. El combustible por las nubes, pagar por estacionar, pagar por entrar en la ciudad, pagar por circular por la autovía, pagar por unas ITV que, en teoría, te da una pegatina que certifica que tu coche puede circular conforme a la ley vigente (aunque luego te ponen otra pegatina que dice que no, que contamina mucho y no tienes derecho a circular con él…)… pagar, pagar, pagar…

¿Qué hay detrás de todo esto?, bueno, pues por un lado sí creo que el planeta necesita un respiro, aunque éste es uno de los modos más hipócritas de conseguirlo. Pero en parte creo que, lo que de verdad se esconde detrás de todo esto es que los atascos son demasiado democráticos. Da igual que estés podrido de pasta y, aunque no es lo mismo estar atascado en un caldero con 15 años que en un cochazo de lujo pero con pegata “ECO” escuchando música a través de sus mil altavoces y medio millón de watios, el atasco es como el mar que describía Jorge Manrique en sus coplas a la muerte de su padre: allí van a parar los ricos y los pobres…

Los pordioseros hemos atascado las calles, ensuciado el aire y molestamos con una máquina que se ha vuelto demasiado accesible… esto es intolerable.

Tener vértigo al 2050 y no poner el grito en el cielo ante la posibilidad de realidades más inminentes, como que nos impongan peajes absurdos, es como comer lechuga para prevenir un posible infarto cuando estás corriendo hacia un precipicio con los ojos cerrados. Tranquilo, no te va a matar el infarto sino la hostia inminente que te vas a dar.

Cómo recaudará el gobierno si no podemos comprar gasolina

También hay sitio para los coches de juguete.
Tranquilo, siempre podremos ir a pedales.

Ésta es otra pregunta que he escuchado en alguna conversación de bar, que si el coche es una fuente de ingresos para el Gobierno y que a ver de dónde sacan el dinero si con el coche autónomo no habrá multas (en teoría, un coche autónomo debe cumplir a rajatabla el código de circulación) y no pagamos una brutalidad de impuestos en cada litro de combustible… en fin, otra preocupación vana.

La respuesta es muy sencilla. A ver, ¿te cuesta lo mismo el gasóleo de tu caldera que el de tu caldero?, NO, pues con el coche eléctrico pasará lo mismo. Ahora están creando la necesidad y, cuando haya chicha, nos sangrarán con ella. Sí, instala un wallbox en tu casa para recargar tu coche eléctrico, luego ya me encargaré yo de cobrarte el kilowatio de transporte al triple que el kW doméstico.

Sí, hay que mantener un circo con muchos payasos, pero tranquilo, preocúpate de lo que va a pasar en 2050.

Qué pasará con los clásicos en el 2050?

Este Ferrari desentona.
Mientras no se defina claramente la ley, lo que parece es que los coches serán piezas de museo.

La otra pregunta que me repiten con frecuencia, ¿qué va a pasar con los coches clásicos cuando lleguemos al 2050?. La verdad es que me gustaría poder decir que veo el futuro, pero no es así. Me imagino que la mayoría de los clásicos habrán sucumbido al paso del tiempo. Los que queden, pues lo más seguro es que sean piezas de museo, pero también puede ser que en esos 32 años se descubra un combustible compatible y que no emita gases nocivos… ¿quién sabe?.

A día de hoy lo que sí está claro es que el anuncio de la prohibición del 2050 no exime a los clásicos, así que no se podrá circular con ellos, salvo que sean eléctricos o de vapor, porque, aunque queman carbón, no son de combustión interna (mierda… les he dado una pista para que cambien la ley y jodan también a los steampunks)

Yo, sinceramente, no me preocupo. Pienso seguir disfrutando de mi SM todo lo que pueda y ya veremos lo que va pasando. A lo mejor hay una rebelión antes y pasamos a todos los payasos del circo por la trituradora para darles de comer a los cerdos.

Lamento ser pesimista, pero me temo que antes del 2050 tendremos problemas mucho más graves que la prohibición del coche de combustión. ¿Nadie se pregunta si no es posible que esta fiebre anti hidrocarburos se pueda deber a que nos están encauzando hacia una guerra en la que no interesa depender energéticamente del enemigo?. El ambiente mundial está muy enrarecido (no por el humo de los coches) y sólo necesitamos una excusa tan absurda como que un tipo mate a un archiduque para repetir el 28 de julio de 1914, ojalá me equivoque.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.